Como iniciarse en el sexo anal

Para iniciarse en el sexo anal es recomendable seguir una serie de consejos. Y es que esta práctica tan placentera y morbosa puede ser intimidante para aquellos que nunca lo han probado antes.

Por ello, siguiendo unos pocos pasos podemos hacer de esta una práctica placentera y sin dolor.

Por qué prepararse para el sexo anal

Cómo iniciarse en el sexo anal

Para disfrutar al 100% del sexo anal necesitas cierta preparación, ya que si no, podrá ser doloroso y quizá no quieras volver a intentarlo una segunda vez.

Esto se debe a:

  • Porque el ano no está preparado para dilatar así como la vagina
  • Porque no lubrica tanto y por ello hay más riesgo de dolor incluso de hacer pequeñas heridas

Para empezar, puedes ir probando antes con dilatadores anales, plugs anales, consoladores… los hay de diferentes tamaños y con la punta más o menos estrecha. De esta manera, podrás empezar por tamaños más pequeños hasta que te veas preparado para iniciar la penetración con otra persona.

Sea cual sea la manera que elijas de empezar, para cualquier principiante es esencial seguir estos pasos que mostramos a continuación.

Como iniciarse en el sexo anal para principiantes

Si eres un experto seguro que ya sabes de sobre como hacerlo y no necesitas estos pasos previos. Pero si quieres experimentarlo por primera vez o estas en tus primeras veces y no encuentra la manera de hacerlo cómodamente y disfrutar totalmente del placer, estos pasos te vendrán genial.

1. Mantener una buena higiene

Con el sexo anal es posible que podamos encontrarnos con material fecal. Por ello, si puedes ir al baño antes de realizar esta práctica, mejor.

Mucha gente opta en estos casos por usar un enema, pero esto no es necesario, es más una opción personal. Eso si, si decides hacer uso de ello, procura que sea entre una o dos horas antes de empezar.

El uso de enemas es seguro, pero tampoco se recomienda un uso continuado de estos, pues puede acabar afectando a nuestra salud negativamente si se abusa de ello.

2. Mucho lubricante

Como hemos dicho, el ano no lubrica como la vagina. Por ello, es importante el uso de lubricante. De hecho, hay que lubricar tanto el pene como la vgina.

Hay muchos tipos de lubricante:

  • Lubricantes a base de agua
  • Lubricantes con base de silicona
  • Lubricantes con base de aceite

Si quieres informarte más sobre sus diferencias y cual puede ser mejor para ti, entra en nuestra sección de lubricantes anales.

 

3. Usar condón

El preservativo no es algo exclusivo de las relaciones vaginales. Como ya sabréis, hay un gran riesgo de transmisión de enfermades a través del ano, por lo que es altamente recomendables el uso de preservativos durante esta práctica, ya te estés iniciando o seas todo un experto.

Pero además tiene otras ventajas:

  • El condón de por sí también cuenta con un poco de lubricación
  • Podréis realizar sexo anal y vaginal solo cambiando el condón, ya que no se recomienda mezclar estas dos prácticas sin antes limpiar bien el pene al cambiar de una zona a otra

 

4. Relajación y estimulación de la zona

Debes de estar relajado para poder disfrutar del sexo anal. Tómatelo con calma y piensa en el disfrute del momento.

A esto también ayudará la estimulación de la zona anal. Esto podemos hacerlo con los dedos o con juguetes sexuales. Como hemos dicho, lo mejor es empezar con dilatadores.

Para ello tienes varias opciones:

Una vez te empieces con la penetración, también tienes juguetes para ir probando como pueden ser los consoladores anales pequeños.

Puedes optar por la crema para empezar y masajear la zona con uno o dos dedos… o incluso ir probando con un miniplug anal, que son los de menor tamaños.

Lo bueno de los plugs es que su punta empieza siendo muy estrecha y va ensanchando después, de esta manera podemos ir consiguiendo la dilatación poco a poco.

En esta paso tener paciencia y dedicarle todo el tiempo que sea necesario y aprovechar también para excitaros. Incluso puedes probar antes en solitario si no tienes muy claro si puede llegar a excitarte esta práctica o no.

5. Empieza con las mejores posturas para el sexo anal para iniciados

Hay posturas que facilitan la penetración anal y con ellas podremos evitar en muchas ocasiones el dolor y disfrutar de una mejor penetración.

Puedes ver aquí las mejores posiciones anales. Pero para principiantes, una de las posturas más recomendada es uno sentado encima del otro. De esta manera, es la persona penetrada la que tiene el control del movimiento y de la penetración.

Las paredes del ano son muy poco flexibles y no dilatan como la vagina. Por esta razón es importante que los movimientos sean delicados e ir al ritmo que tu te sientas mejor para evitar posibles molestias y dolores. Hay que evitar sobretodo las penetraciones bruscas.

6. Si sientes dolor, mejor parar

Si en algún momento durante la penetración sientes algún tipo de dolor, mejor parar. No sientas vergüenza ni intentes seguir a toda costa pues puedes llegar a cogerle miedo. Es mejor volver a intentarlo en otra ocasión que continuar con dolor.

7. En confianza, mejor

Todo esto puede ser mucho más fácil si lo haces con alguien de confianza. Y si no, tómate esa confianza tu mismo y no tengas miedo de decirle lo que quieres, si te molesta o duele… o todo lo que necesites.

Otra opción, puede ser contratar un o una profesional del sexo. Hay escorts expertas en sexo anal, al igual que gigolos, con los que si podrás decir y hacer lo que desees, incluso pedir consejo. Y es que ellos si que saben bien cómo hacerlo y son todo unos expertos en ello.

Si tienes alguna duda seguro te pueden ayudar, eso si, esta opción te saldrá un poco más cara…

 

Ahora si, si has llegado al final de este artículo, seguro que te interesa también saberlo todo sobre las relaciones anales y sus beneficios.