Posturas para el sexo anal

Posturas para el sexo anal

Hay posturas para el sexo anal que ayudan a que esta práctica sea más placentera y menos dolorosa (se puede realizar sexo anal sin dolor). Y es que cuando se practica sexo anal es difícil encontrar una postura cómoda cómo surge con el sexo vaginal.

Ahora llevamos a ver varias posturas que pueden ayudaros a disfrutar. Aunque con estas posturas se conseguirá más placer y comodidad para el pasivo, siempre es necesario una gran cantidad de lubricante cuando se realice sexo anal.

Postura para sexo anal 2

Posturas anales

Es importante encontrar posturas en las que os sintáis cómodos los dos y preferiblemente en las que el que sea el pasivo (hablaremos de pasivo pues el sexo anal puede ser entre chica y chico o entre chicos) pueda tener el control tanto de la velocidad como de la profundidad de penetración. Por ello, algunas de las mejores posturas para practicar el sexo anal son:

  • El misionero al revés: Como el misionero de toda la vida, solo que el pasivo ha de ponerse boca abajo y el activo igual pero encima del otro.
  • La cucharita: Una famosa postura que nos puede valer perfectamente para la práctica del sexo anal. Y es que las posturas en las que el pasivo está de espaldas al activo son las ideales para el griego.
  • La cabalgata: El activo sentado y el pasivo encima, se puede hacer de espaldas al que va a penetrar o de frente. Aquí el que es pasivo puede controlar más o menos el ritmo. Pero siempre el activo tiene que contar con la delicadeza que el otro requiera.
  • La ele: El que sea el pasivo se debe de colocar en una mesa o en la cama, con las piernas hacia arriba (en forma de ele). El que va a realizar la penetración lo hará de pie. En esta postura se consigue una mayor profundidad en la penetración.
  • Balancín: En esta postura ambos se sientan de frente y entrelazan sus piernas quedando juntos sus genitales. Así, ambos se deben recostar sobre sus antebrazos y el que sea el pasivo ha de levantar un poco la pelvis para tener más fácil acceso al ano.

Por supuesto, todo esto también es adaptable a parejas de chico y chica en las que el sujeto pasivo sea el chico… ya entendéis 😛 . Por eso hemos preferido decirlo así.

 

Postura anal

 

Antes de empezar con cualquiera de estas posturas, es importante intentar relajar y estimular la zona dando pequeños masajes con los dedos en el ano, o incluso con la lengua o algún juguetito erótico de los que están hechos específicamente para ellos.

Mejor postura anal

  • Ella arriba: Quizá esta sea la mejor postura anal por el simple hecho de que al estar ella arriba puede controlar el ritmo y la penetración. De esta manera podrá controlar todo sabiendo cuando es el momento ideal y cuando se encuentra más relajada para ir poco a poco con la penetración.

Hay otras posturas en las que también es la persona pasiva la que tiene el mayor control. Esta es quizá la más fácil y conocida, pero si os gusta innovar sin arriesgar, intentar buscar esas posturas en las que ambos estéis cómodos y donde el pasivo sea el que lleve el ritmo y el control de la profundidad de la penetración. Algunos de los ejemplos podrían ser:

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar